La pandemia a puesto en tela de juicio la escala de valores que coloca al dinero y al poder por sobre todo lo demás

5

Francisco sostuvo que de la “experiencia de la pandemia”, estamos “aprendiendo que nadie se salva”, que estamos profundamente interconectados y “que cada elección personal recae en la vida de los demás,  de los que están cerca de nosotros” , pero también, añadió el Papa Francisco,  “de los que, físicamente, están al otro lado del mundo”.

En el marco de su mensaje al Foro European House – Ambrosetti que se desarrolla entre  4 al 6 de septiembre, Francisco resaltó que “Hemos tocado la fragilidad que nos marca y nos une”.

Esta pandemia, dijo el Sumo Pontífice, “nos ha mostrado la grandeza de la ciencia pero también sus límites; ha desafiado la escala de valores que pone el dinero y el poder en la cima; ha vuelto a proponer -al permanecer juntos en casa, padres e hijos, jóvenes y ancianos- los esfuerzos y las alegrías de las relaciones; nos ha obligado a prescindir de lo superfluo y a ir a lo esencial”.

En otro tramo de su mensaje, el Papa exhortó  a vivir una conversión ecológica “para poder frenar un ritmo inhumano de consumo y producción, para aprender a comprender y contemplar la naturaleza, para reconectar con nuestro entorno real”. También, llamó a una conversión ecológica de nuestra economía, “sin ceder a la aceleración del tiempo, de los procesos humanos y tecnológicos, pero volviendo a las relaciones vividas y no consumidas”.

“Se necesita un cambio de mentalidad que amplíe la mirada y oriente la técnica, poniéndola al servicio de otro tipo de modelo de desarrollo, más sano, más humano, más social y más integral”, solicitó Francisco.

El Foro European House – Ambrosetti reúne a unos 200 directivos de alto rango, economistas y políticos de todo el mundo.

Foto: vatican news