Mientras Almagro siga al frente de la OEA, el golpe de estado en Bolivia estará siempre presente

18

México cuestionó la “autoridad moral” del secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro y lo acusa de “lastimar la democracia” en Bolivia, tras promover el golpe de Estado contra Evo Morales tras las elecciones de 2019.

En su intervención en la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el subsecretario para América Latina y el Caribe del Gobierno de México, Maximiliano Reyes, denunció el pasado miércoles que, durante las elecciones presidenciales de Bolivia de 2019, la Secretaría General de la entidad hemisférica, liderada por Luis Almagro, “utilizó de manera facciosa a la misión de observación electoral para denunciar prematuramente un supuesto fraude en Bolivia que nunca existió”.

“Este uso faccioso generó inestabilidad, violencia y desorden constitucional en Bolivia y creó un entorno internacional de confrontación”, afirmó Reyes.

El funcionario mexicano acusó a Almagro de haber “deslegitimado a las misiones de observación electoral” y le pidió al  secretario general de la OEA que se “someta a un proceso de reflexión y autocrítica para determinar si aún cuenta con la autoridad moral necesaria para encabezar el organismo”.

Reyes  remarcó que México denuncia el esfuerzo de Almagro de intervenir en los asuntos internos de los Estados de la región y de “lastimar” sus democracias.

Asimismo, calificó que las elecciones generales del domingo pasado en Bolivia fueron un ejemplo de democracia para todo el mundo y “una lección histórica” que el pueblo boliviano ha dado al secretario general de la OEA y a su misión de observación electoral.

Además, advirtió que,  mientras Almagro siga al frente de la organización, la sombra de un golpe de Estado en Bolivia estará siempre presente.

El día 18 de octubre, el candidato del partido Movimiento al Socialismo, Luis Arce, logró alzarse con la victoria en la primera vuelta de las elecciones de Bolivia, en unos comicios que tuvieron lugar 363 días después del golpe de Estado contra el entonces presidente Evo Morales, orquestado por la oposición y apoyado por EE.UU.

El líder indígena culpa a la OEA y a Almagro de ser parte del golpe de Estado en su contra. En el marco de la misión de observación de las elecciones presidenciales en Bolivia de 2019, el organismo publicó un desacertado informe preliminar de auditoría en el que afirmaba que Morales no había conseguido los votos suficientes, por lo que maquinó un fraude.

Con la victoria del MAS en los comicios del pasado domingo han aumentado las críticas contra el organismo hemisférico y su papel en el golpe de Estado contra Morales. El expresidente de Ecuador Rafael Correa afirmó que la victoria del MAS ha mostrado que “el único fraude” que ocurrió en 2019 en Bolivia fue el de la OEA.

De igual forma, la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, ha responsabilizado a Almagro de la sangre derramada de ciudadanos bolivianos tras el golpe de Estado.